30 marzo 2013

AZUCAR , LA DROGA PERMITIDA.


En Semana Santa solemos comer buñuelos, torrijas, pestiños, rosquillas... No es cuestión de amargarnos las fiestas y bien podemos algún día tomar algún dulce típico de nuestro país.
Aún así debes saber que el  azúcar es la base de chuches,  bebida refrescantes, bolleria, productos de pastelería pero también lo puedes encontrar en el 80% de productos que hay en el supermercado: panes de molde, salsas preparadas, cereales del desayuno, conservas, embutidos, patatas fritas.

Consumimos a diario grandes cantidades de azúcar sin saberlo. La publicidad se encarga de ensalzar sus virtudes ocultando sus inconvenientes.
Aquí tenéis un estudio sobre el azúcar que contienen ciertas bebidas, realizado por niños de una escuela.



El azúcar blanco  necesita ciertos nutrientes para metabolizarse, nuestro cuerpo debe ingeniárselas para extraerlos de nuestro cuerpo creando déficit de vit B y oligoelementos, imprescindibles para funciones tan importantes como la enzimática.
Cuando tomamos azúcar es necesario el calcio de los huesos para neutralizar los residuos que produce. Los huesos acaban debilitándose y favoreciendo la osteoporosis.

Los amantes del azúcar son propensos a infecciones por bacterias, levaduras y parásitos. La eliminación del azúcar  en la dieta favorece el fin  de infecciones reincidentes o crónicas.
Si no quemamos el azúcar ingerido acaba almacenándose en forma de grasa, aumenta el colesterol y acarrea problemas cardiovasculares.
El azúcar blanco al ser absorbido rápidamente por la sangre produce bienestar, excitación física y psíquica. Tras unas horas aparece la  hipoglucemia acompañada de  bajón, cansancio que incita a volver a tomar azúcar"engancha". Éste mecanismo acaba debilitando el sistema nervioso.

En los niños disminuye su capacidad intelectual y su rendimiento escolar, los niños golosos van de hiperactividad a melancolía, tienen más problemas de cáries y son propensos a infecciones.
Lo ideal en los niños es acostumbrarles de pequeños a sabores dulces más saludables, pequeñas cantidades de uvas pasas, orejones o frutas maduras y aumentar los cereales integrales en su dieta que al ser absorvidos de forma lenta estabilizan los niveles de glucosa y minimiza la ansiedad aparte del aporte completo de minerales y vitaminas.

NO es recomendable sustituir el azúcar por melazas o siropes o miel, también se absorven rápidamente y provocan hiperglucémia-hipoglucémia. Subidas y bajones de glucosa. Excitabilidad y depresión.
La fructosa no eleva la glucosa y es apta para diabéticos pero cuidado con ella porque eleva los triglicéridos.

No  hagamos del azúcar  un hábito y menos aún a los más pequeños de la casa que se volverán adictos con facilidad.
No estoy de acuerdo con la mayoría de edulcorantes del mercado, son químicos y nuestro cuerpo no los metaboliza fácilmente.

Os recomiendo la ESTEVIA como edulcorante natural, proviene de una planta y 








DISFRUTEN DE UNAS DULCES FIESTAS CON SALUD :)









No hay comentarios:

Publicar un comentario