14 enero 2013

AÑO NUEVO, DIETA NUEVA




LLENA DE COLOR TU NEVERA!

Éste debe ser el lema del nuevo 2013 que se presenta como un año lleno de nuevos propósitos, verdad? Uno de ellos debería ser tomar buenos hábitos en la alimentación y recuperar e incluso mejorar el peso que solíamos tener antes de empezar las fiestas.
He vuelto a retomar mis consultas de dietética y veo siempre lo mismo, después de las fiestas navideñas: un descuido en el control de los dulces, alcohol y grasas, comidas copiosas, olvidamos la fibra y las verduras.
Aquí os dejo unos consejos básicos para abordar cualquier dieta de desintoxicación y adelgazamiento.
Antes de abordar cualquier dieta de adelgazamiento y empezar con los buenos hábitos; es necesario una eliminación de tóxicos y toxinas gracias a un drenaje y ejercicio físico.
Haremos una limpieza de hígado que acaba cargadísimo en éstas épocas con tanto trabajo al asimilar, grasas, alcohol, tabaco, azúcares refinados...

Utilizaremos en ayunas aceite primera presión en frío, limón y  fitoterapia de acción en el hígado (colerética y colagoga) como el boldo, cardo mariano, rábano negro, alcachofera, fumaria.
Tomaremos cada mañana un par de vasos de agua templada o infusión 10 minutos  antes del desayuno que tendrá que estar compuesto de frutas, al menos una  cítrica ( naranjas, mandarinas, kiwis, pomelos),  
Infusión o te sin teína, y una ración de hidratos de carbono integrales: tostadas, cereales.

La hidratación a mi entender es la base de cualquier dieta que se precie, durante todo el día fuera de las comidas principales iremos drenando y eliminando toxinas a base de ir tomando líquidos a ser posible a temperatura templada o caliente, me refiero a infusiones o te si teina (kukicha, rooibos...) o también  limonada sin azúcar preparada en casa, el limón nos ayuda a reestablecer el PH  que seguramente hayamos acidificado estas últimas semanas.

Las comidas serán en todo lo posible basadas en diferentes verduras cocidas, al vapor, al wok o al horno a baja temperatura. Hay una grandísima variedad de verduras que con un poco de imaginación pueden hacer nuestros menus variados ( romescu, brócoli, apio, puerro, cebolla, nabo, zanahoria, juda verde, acelga, espinaca, escarola, rúcula, endivia, alcachofa, germinados, tomate, espárrago, patata, col, coliflor,  calabacín, berenjena, pimiento, calabaza, boniato, guisantes, coles bruselas, habas, yuca, lombarda...).Es el momento ideal para combinarlas nuevamente con las legumbres de tan poco glamour pero muy saludables; y dar paso  también a los cereales integrales (3 días a la semana) .

Incluiremos también  diariamente un plato de verduras crudas en forma de ensaladas.
Elegiremos un día entre semana para sólo frutas en zumos, pieza normal o en compota sin azúcar claro.

Las cenas las preferiremos siempre calientes  a base de caldos remineralizantes y depurativos de raíces algas y miso; y cremas de verduras sin quesitos ni nata, solo con un pequeño sofrito a fuego lento de cebolla y puerro. Cualquier verdura resulta deliciosa de ésta forma tan simple.

Todos estos platos de verduras y ensaladas se pueden aderezar con un poco de aceite de oliva primera presión,  vinagre de manzana, gomasio, vinagretas de mostaza, salsa de yogur y frutos secos.... son bienvenidas las especies y hierbas aromáticas con labor carminativa como el comino,  el ajo y la maravillosa cúrcuma.
Es preferible no incluir ninguna proteína animal durante al menos una semana. La dieta será de esta forma más limpia y eficaz. Después se irán añadiendo de forma escalonada el resto de alimentos.
Evidentemente si se quiere un tratamiento más personalizado y completo has de recurrir a un especialista en nutrición. Te estaré esperando.

Salud y Feliz 2013.







No hay comentarios:

Publicar un comentario