22 agosto 2012

ACEITE DE CALÉNDULA: PREPARACIÓN

Por fin vuelvo a retomar el blog, hacía 3 meses que no publicaba nada! Ser madre ha ocupado casi todo mi tiempo y el tema de hoy sigue teniendo que ver con ésta maravillosa experiencia.
La piel del bebé es hasta 8 veces más delicada que la nuestra, ante rozaduras de pañal, cardenales, arañazos o simplemente para un masaje relajante de vez en cuando ,propongo utilizar la flor de la caléndula macerada en aceite de almendras o avellanas.

La Flor de la caléndula tiene propiedades antibacterianas,antiviricas, antiinflamatorias, cicatrizantes  a parte de suavizar, tonificar e hidratar la piel.


Puedes encontrar la caléndula en macetas, pero si tienes la suerte de tener un jardincito plántala tu misma y crecerá con ese amor que le irás pasando cada vez que pienses en ella , el resultado será siempre mejor. Su época es como casi la mayoría de las flores, en Primavera.

Recogemos  un buen puñado de la flor recién arrancada (mejor hacerlo con el rocío de la mañana para aprovechar todos los principios activos), separamos el tallo , la machacamos un poquito con un mortero y las introducimos en un recipiente de cristal oscuro (para evitar el daño del sol) con tapadera.
Añadimos el aceite de almendras o avellanas hasta que cubra bastante la flor , unos 4 dedos al menos, y cerramos el bote.







Deberá macerar 40 dias. Los 3 primeros deberán ser al sol, y después alternaremos 12 horas al sol 12 horas a la sombra, sin abrir el recipiente.


A partir de entonces ya puedes utilizar el aceite.  No hace falta que lo cueles, si mantienes la flor en el aceite seguirá macerando y aguantarán más sus propiedades.


Evita los parabenos y otros conservantes nocivos que se encuentran en la mayoría de cremas y cosméticos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario