01 agosto 2011

UN GRAN CAPULLO


Esta última  semana he estado disfrutando de  la maravillosa  isla de Menorca, mi favorita entre las joyas del mediterráneo.
Quiero compartir con vosotros una de sus curiosidades gastronómicas, quizá no tan popular como otros productos pero sí muy interesante y saludable.
Si te fijas bien verás que entre las rocas algunas playas se pueden reconocer unos arbustos  de hoja pequeña y  ovalada con una flor blanca muy bonita. Pues bien, el capullo de ésta flor es la Alcaparra que encontramos en los supermercados conservada en vinagre normalmente en un botecito de cristal.
Cuanto más pequeña es la alcaparra , más sabroso su sabor. Y podemos utilizarla de varias formas en la cocina.

Especialmente la recomiendo  en casos como el mío, en  el que debemos  mantener la línea. Es muy poco calórica y podemos sustituirla por las aceitunas o las patatas chips a la hora de hacer un aperitivo. Tienen un sabor muy especial, y recuerdan al verano y al mediterráneo.
Nos aportará mucha vitamina C, calcio, magnesio, potasio, facilitará la digestión, es antiartrítica y antirreumática, antihemorroidal, y encima nos ayuda  a eliminar la retención de líquidos que tanto nos acaba inchando la tripa y las piernas favoreciendo la celulitis.
Puedes incluirlas en las ensaladas, pizzas, pastas, arroces y también queda muy bien acompañando pescados frescos o ahumados, como el salmón o uno de los pescados estrella de la isla, el Gallo de San pedro. Nada que ver con el gallo que encontramos en las costas de la península, ni en forma ni en textura o sabor. Aunque reconozo que ambos, el de las costas de la  península y el de San Pedro me parecen deliciosos.

Los amantes de las salsas, seguro que  ya conocen la salsa Tártara que  tanto anima el pescado y la carne, pues está hecha a base de pepinillos en vinagre, alcaparras cortado muy finito y mayonesa.
¡Un capullo tan pequeño y el juego que da!! Quien lo diría...
¡Feliz entrada de Agosto!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario